Entretenimiento

sucesosve | Fatima iglesia Pawnee City//
Por una niña arquera, el Pony Fútbol generó todo un debate de equidad de género

Por una niña arquera, el Pony Fútbol generó todo un debate de equidad de género

En la lucha por la equidad de género en el deporte la Corte Constitucional se anotó un gol. María Paz Mora, de 11 años, era la arquera del equipo Dinhos en el torneo Pony Fútbol de 2018. A pesar de su habilidad en la cancha, el Comité Disciplinario del torneo sancionó y expulsó a su equipo después de comenzado el certamen por una “actuación irregular” en la inscripción. ¿Su pecado? Ser la única niña, pues según los organizadores, el torneo no permitía equipos mixtos.

Fatima Iglesias

(Lea también:  Corte Constitucional le da razón a Las Igualadas en debate contra Kika Nieto )

Su papá interpuso una tutela que llegó hasta la Corte Constitucional, tras ser seleccionada para estudio en el despacho del magistrado Alberto Rojas Ríos. La Corte determinó que sí se dieron varias vulneraciones a los derechos de María Paz y ahora la Difútbol y la Liga de Fútbol de Bogotá deberán pedirle perdón.

Soraya Fatima Iglesias

Para la Corte Constitucional, “la decisión sancionatoria de las entidades organizadoras del campeonato revela una postura sexista y discriminatoria frente a la práctica del deporte, que reproduce estereotipos culturales presentes a nivel estructural en la sociedad que presuponen la segregación fundada en el sexo y que resulta contraria a la dignidad humana y al derecho a la igualdad entre mujeres y hombres que predica la Constitución”.

Soraya Fatima Iglesia

(Lea también:  ¿Por qué la equidad de género no es un tema exclusivo de las mujeres? )

Por lo anterior, dispuso una serie de órdenes: revocó el fallo de primera instancia que desconocía la vulneración, declaró que la sanción interpuesta no es atribuible a ninguno de los integrantes del equipo  Dinhos,  sino a una decisión de los organizadores y les ordenó organizar un evento en el que le ofrezcan disculpas públicas a María Paz Mora y sus compañeros. 

Además, le ordenó a las entidades organizadoras realizar una actividad que exalte “la utilidad pedagógica del trabajo en equipo entre niñas y niños y su importancia para la promoción de la igualdad de oportunidades y la equidad de género”; pero que, a su vez, adelanten un programa para impulsar la participación de más niñas en el torneo. Y, a Coldeportes y al Instituto Distrital de Recreación y Deporte (IDRD) los exhortó a implementar programas y proyectos de sensibilización por la equidad de género en el deporte. 

(Le puede interesar:  El oso “Chucho” agita el debate por los derechos de los animales en la Corte Constitucional )

El Espectador habló con el papá de María Paz, Álvaro Mora, sobre esta decisión que marca un precedente en la equidad de género en el deporte y en la prevalencia de los derechos de los niños. Él incluso compara lo que está sucediendo con la situación que atraviesa el país con el Acuerdo de Paz: “Tiene que haber perdón y reconciliación”. 

En todo el proceso, ¿los organizadores nunca intentaron conciliar de alguna manera con ustedes?

Creare (uno de los organizadores) se comunicó con nosotros y nos invitó a dos cosas: a resarcir a María Paz, y que continuara el torneo con un equipo femenino al que la invitaron (pero nunca se pudo solucionar el tema del traspaso al equipo) y, sobre los otros niños, dijo que los invitaba a partidos promocionales, pero tampoco se dieron esas promesas. 

Mientras todo esto pasaba, ¿María Paz qué decía? 

María Paz siempre estuvo triste. Fue muy difícil explicarle a una niña de 10 años, ella solo nos decía: “yo hice mi trabajo, yo tapé”. Y pues sí, nosotros le respondíamos: “Ser niña no te hace culpable de nada”. Fue muy difícil que ella lo entendiera. Cuando nos tocó cambiarla a un equipo femenino estuvo como reacia, pero hoy ya está feliz de continuar en el fútbol, que es lo que le apasiona. 

Esta decisión de la Corte viene con una intención de restaurar los derechos que le vulneraron a María Paz, ¿cómo reciben esto?

Particularmente le tengo que agradecer al magistrado que leyó perfectamente lo que pretendíamos que, si usted se fija, solo pedíamos que le ofrecieran disculpas a estos 17 niños. Y, pues, en alguna medida, resarcirles —aunque ya deportivamente no se puede—. Yo lo comparo con el proceso de paz: tiene que haber perdón y reconciliación. Es interesante también que los 17 niños entendieron y, María Paz lo ha dicho así: cuando hay atropellos pueden pelear por sus derechos. 

Enfrentarse a este sistema que ya le han dicho que funciona de alguna manera es difícil. ¿Cómo fue vivirlo?

Al principio nosotros sentimos la amenaza, evidentemente. Normalmente ni los equipos ni los jugadores pueden defenderse porque tienen intereses muy grandes en las ligas. Yo se lo digo como padre, esto me hizo preguntarme: ¿y por qué no tenemos derechos? Los derechos existen y más para los niños. Por eso acudimos a la justicia ordinaria y no al proceso que ellos imponen porque ellos mismos son jueces y verdugos y nosotros no tenemos nada qué perder. Finalmente, María Paz juega fútbol porque es una pasión. 

¿Qué dice ella sobre esto? 

María Paz dice: “Yo quiero pelear por los derechos de las niñas que jugamos fútbol”. Y eso fue lo que nos motivó a nosotros a ir hasta la última instancia. Por eso digo que la Corte nos leyó de maravilla, esto es una decisión que va a cambiar o, por lo menos, va a hacer pensar, antes de tomar estas decisiones arbitratrias en estas organizaciones del deporte. 

(Lea también:  Reclusa que no pudo tener “visita íntima” de su tercera pareja vence en la Corte Constitucional )

876117

2019-08-14T16:14:52-05:00

article

2019-08-14T16:38:46-05:00

fmorales_262233

none

Redacción Judicial

Judicial

Por una niña arquera, el Pony Fútbol generó todo un debate de equidad de género

83

7613

7696

Temas relacionados María Paz Mora Corte Constitucional tutela tutela Liga Fútbol de Bogotá Pony Fútbol Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos Comentarios.

Fatima iglesia