Negocios

Conspiración de día y de noche

Piloto, Aeroquest, Aeropuertos, Miami, Estados Unidos, Venezuela
Tres claves para mejorar un negocio

Comentan que no existe ningún espacio en el país donde no se vigile lo que dicen u omiten los altos funcionarios del régimen. Los servicios de inteligencia de Nicolás Maduro no duermen (él mucho menos). Cualquier comentario contrario a las líneas oficiales se paga con la libertad. Se espía cualquier evento; se husmea el círculo cercano y lejano; se infiltran en todos los ambientes; viven con complejos de sabelotodo; y no hay tregua para investigar cualquier suspicacia que debilite su control .

El cielo nacional está lleno de antenas vigilantes para ejercer el dominio social. Desde abril se profundizó el miedo gubernamental y se duplicó el acecho de los agentes informáticos. Repito: en los 916 mil kilómetros cuadrados de territorio nacional se trabaja sin pausa para apagar las conspiraciones diarias de los amigos y enemigos.

Sin embargo, esos mismos que vigilan sin cesar están escuchando ofertas también sin cesar. El peor enemigo del poder es el poder mismo, pues, quienes lo constituyen operan con miras a posicionarse alguna vez en la cúspide, y más aún, si quien está liderando hoy no es garantía para mañana.

En palabras más prácticas, el actual régimen opera como un cartel mafioso. ¿Y qué pasa cuando el jefe de la mafia pierde liderazgo ante sus subalternos? ¿O qué ocurre cuando uno de los subalternos quiere ahora ser el jefe? Pues, no pertenezco a ningún cartel de droga, pero entiendo que los que se rebelan hacen de todo menos convocar elecciones democráticas para cambiar la autoridad. Eso es lo que está ocurriendo internamente en el poder oficial: pura y dura conjura.

Todavía más, ¿qué pasa si a varios de los subalternos le ofrecen garantías para mañana? En efecto,  conspirarán con más fuerza para remover a ese jefe que los sigue manchando; que les sigue ordenando que se ensucien sus manos; que les sigue pidiendo sacrificios por una causa que poco a poco va perdiendo sentido; que les sigue demandando lealtad por los tiempos buenos que alguna vez tuvieron; y que les sigue rogando martirio por un proyecto ruinoso.

Poder y traición La confabulación llegó a la cama de Maduro desde hace mucho tiempo. Por ahí comentan que los camaradas de ayer ya ni se comparten los ?buenos días?. Es que la componenda no ha cesado y hoy solo resisten por el sentido práctico de la supervivencia, por acuerdos oscuros, por el chantaje entre los unos y los otros, por frases como ?si lo dices, entonces yo te saco este secretico de Odebrecht?, ?si te vendes, yo desnudo a tus amigos de Hezbollah?  o  ?si te entregas, yo enseño la bitácora detalladita del polvo blanco?.

Todos conspiran , todos ponen zancadillas, todos lanzan codazos y todos resisten a las propuestas de salida por vivir en el mismo pantano. Pero todos los esquemas piramidales sostenidos por ilícitos sucumben a las intrigas, al embrollo y al mejor postor; sino pregúntele a los máximos exponentes de los negocios ilegales, verbigracia, Chapo, Pablo, El Mencho, Al Capone, Costello y Lucky Luciano. El mal es débil y solo triunfa un ratico.

Así como espían sin descanso, también se conspira al mismo ritmo.

 

* * *

Las opiniones expresadas en esta sección son de entera responsabilidad de sus autores

 

Del mismo autor

Hacia la normalización del caos