Tecnología

Sucesos de Venezuela | Round Robin: Tres triunfos en fila no pudieron evitar la eliminación de los Leones

Aldrem Corredor fue el último cliente del hospital caraquista tras sentir un tirón en una de sus piernas (el diagnóstico que dio el equipo de prensa es que padece de líquido en la rodilla izquierda) cuando buscaba retirar en primera a Cade Gotta en el último Magallanes vs Caracas

Este miércoles 12 de enero se consumó la eliminación matemática de los Leones del Caracas en la temporada 2021-2022 de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional (LVBP).

A pesar que los melenudos consiguieron la victoria en el Estadio Universitario contra Cardenales de Lara, la combinación de la victoria de Navegantes del Magallanes contra Tigres de Aragua anuló todo tipo de opciones para los felinos en el Round Robin.

Con esa eliminación ya son 12 temporadas consecutivas en que los Leones no pueden ganar el campeonato, siendo esquivo para ellos desde la edición 2009-2010 cuando en siete juegos le ganaron al Magallanes.

Fueron muchos los momentos en esta temporada en los que el equipo lidió con dificultades, bajo rendimiento, lesionados, y demás obstáculos que atentaron contra la meta deseada por el cuerpo técnico de José Alguacil: la de llegar a la final y pelear por la corona.

Los peores momentos de los capitalinos llegaron a partir del segundo mes, cuando parecía que el tren de la clasificación se escapaba. Aunque hay que acotar que después de esa tempestad llegaron a ganar 14 juegos de los últimos 20 en diciembre que les permitió acceder a la postemporada de manera cómoda.

El equipo comenzó su andar en la 21-22 con una victoria en Maracay contra Tigres, un inicio positivo que se prolongó con tres victorias en sus siguientes cuatro compromisos, dejando tras la primera semana un récord de 4-1 y con sensaciones más que positivas

La ofensiva respondía con Wilfredo Tovar y Yosmany Guerra haciendo mancuerna en la parte de la alineación, César Valera también aportó lo suyo, y el relevo daba la cara ante la incapacidad de su rotación de ganar juegos (solo hasta finales de noviembre Leones llegó a tener a un iniciador con triunfo, cuando obtuvo el lauro Yoimer Camacho el 25 de ese mes en un juego contra las Águilas del Zulia).

Precisamente fue noviembre un mes difícil para los Leones: llegaron a perder durante la semana del 18 al 25 cinco juegos sucesivos y terminaron por debajo de .500 en ese mes: 11 triunfos por 12 derrotas que los tenía en la quinta casilla, fuertemente asediados por Caribes de Anzoátegui.

En el ínterin, la gerencia deportiva liderada por Richard Gómez despidió a los abridores importados Álex Sanabia y Kevin Gadea, quienes no pudieron obtener ninguna victoria y fueron fuertemente castigados por la ofensiva rival. En el lugar de ambos llegaron los dominicanos Jefry Valdez y Gerson Garabito, que si bien parecían demostrar su capacidad en las primeras de cambio terminaron por ceder sus cupos de importación a los refuerzos de los playoffs. En la mayor parte de la temporada solo contaron con un cupo de importado y ese fue el de Guerra.

En diciembre llegó la reacción y cuando consiguieron la clasificación en Maracaibo tras una victoria contra las Águilas, no se sabe si por la relajación que otorga el saberse clasificados, perdieron los últimos tres y en el Round Robin no levantaron cabeza después de hincar la rodilla en ocho juegos consecutivos que terminaron por ser su tumba.

El balance que dejan las estadísticas colectivas de Caracas en la regular dice que culminaron terceros con récord de 26-23, siendo el segundo equipo con mejor promedio de bateo (.296) solo por detrás de Caribes. Además, en el pitcheo el único equipo que tuvo promedio de carreras limpias permitidas por cada nueve innings inferior a 3 fueron los Cardenales. Leones en ese rubro acabó tercero con 5.05 de efectividad.

Round Robin

Ya en la postemporada, a Leones se le amplió la cuota de peloteros enfermos y otros que padecieron distintas lesiones: el lanzador derecho José Mújica solo pudo actuar en un encuentro como abridor (el primero ante Cardenales en Barquisimeto) porque presentó un cuadro gripal que le impidió lanzar en sus siguientes órdenes en la rotación.

Además, Wilfredo Tovar, insignia y cara de la franquicia, se lesionó en un encuentro en Barquisimeto mientras buscaba un elevado que lastró su participación en los siguientes careos.

Ídem sucedió con Ronny Cedeño (molestias en sus rodillas) que lo apartaron de casi toda la semifinal (vio acción en solo tres juegos) o con las distintas dolencias que han tenido Álex Palma, José Rondón y la «gripe» que sufrió Jhonny Pereda empezando la zafra.

Aldrem Corredor fue el último cliente del hospital caraquista tras sentir un tirón en una de sus piernas (el diagnóstico que dio el equipo de prensa es que padece de líquido en la rodilla izquierda) cuando buscaba retirar en primera a Cade Gotta en el último Magallanes vs Caracas.

Los dos importados que vinieron a sustituir a Yosmany Guerra y Gerson Garabito — el infielder mexicano Carlos Sepúlveda y el jardinero cubano Maikel Serrano -, llegaron cuando ya Leones tenía récord de 1-6 en el Todos contra Todos. Más allá de que (especialmente el primero) han podido dar algún que otro batazo, su impacto no ha sido reflejo de una reacción a tiempo. De hecho Sepúlveda lmfue inscrito en el roster esta misma semana.

Finalmente tampoco se puede dejar por fuera que existieron algunos jugadores como Ángel Aponte, Franklin Dacosta, Norwith Gudiño, Antonio Piñero o Jesús Vargas que abandonaron al equipo, algunos como Aponte, Dacosta y Piñero por órdenes de sus organizaciones en Estados Unidos.

Con información de Meridiano .