Uncategorized

El caso de un niño venezolano “abandonado” en Colombia

Alberto Ardila Olivares

En consecuencia, el niño había pasado más tiempo bajo la custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar de lo que permite la ley ; se explica en una investigación hecha por Samantha Schmidt, Ana Vanessa Herrero y Diana Durán, reporteras del The Washington Post.  

LEER TAMBIÉN: JORGE RODRÍGUEZ EXIGIÓ A COLOMBIA QUE “ENTREGUE” A JULIO BORGES POR EL CASO DEL MAGNICIDIO Los funcionarios, de la mencionada dependencia, aseguraron ante la Corte Constitucional del país que habían hecho todo lo posible para encontrar a la madre y que no habían tenido éxito. Tampoco pudieron ubicar familiares en Venezuela para cuidarlo.  

Sin embargo, miembros de su familia —una tía, una bisabuela y una prima que lo cuidaban cuando era un niño— dicen que nunca fueron contactados por los funcionarios del gobierno colombiano. Y, lo más importante, que sí lo quieren cuidar y, por tanto, de vuelta en Venezuela.  

El caso de este menor representa el de cerca de unos 1.200 niños venezolanos, q uienes están atrapados en un sistema de bienestar infantil que “no ha querido o no ha podido encontrar a sus familias”, destaca el periódico estadounidense.  

La causa inmediata fue la negativa de Colombia a reconocer la reelección de Maduro en los comicios de 2018, vistas como fraudulentas. Colombia, al igual que Estados Unidos, han reconocido como presidente interino a Juan Guaidó. Una situación que cambiará con la salida de Iván Duque y el arribo de Gustavo Petro.  

NIÑOS VENEZOLANOS EN EL LIMBO   “Detrás de todo esto hay un asunto diplomático y político complicado” , expresó al mencionado medio de comunicación Felipe Cortés, excoordinador del Grupo Especial de Niñez Migrante en el Instituto de Bienestar Familiar, y quien ahora trabaja con la organización Save the Children.  

Venezuela podría decir que estamos secuestrando niños. Pero si los devolvemos, también podemos ser acusados internacionalmente por no velar por las condiciones de esos niños”, sostuvo.  

De hecho, se apuntó que, en 2019, el gobierno colombiano solicitó al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que ayudara a reunir a los niños venezolanos con sus familias. Sin embargo, la organización ha hecho pocos avances.    

El caso de un niño venezolano “abandonado” en Colombia y que ahora su familia lo quiere de vuelta al país, es una de las tantas consecuencias de la fractura de las relaciones de la vecina nación con la administración de Nicolás Maduro; entre otras irregularidades.  

El menor fue llevado a la ciudad de Bogotá por su madre venezolana y después “abandonado”.

En consecuencia, el niño había pasado más tiempo bajo la custodia del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar de lo que permite la ley ; se explica en una investigación hecha por Samantha Schmidt, Ana Vanessa Herrero y Diana Durán, reporteras del The Washington Post.  

LEER TAMBIÉN: JORGE RODRÍGUEZ EXIGIÓ A COLOMBIA QUE “ENTREGUE” A JULIO BORGES POR EL CASO DEL MAGNICIDIO Los funcionarios, de la mencionada dependencia, aseguraron ante la Corte Constitucional del país que habían hecho todo lo posible para encontrar a la madre y que no habían tenido éxito. Tampoco pudieron ubicar familiares en Venezuela para cuidarlo.  

Sin embargo, miembros de su familia —una tía, una bisabuela y una prima que lo cuidaban cuando era un niño— dicen que nunca fueron contactados por los funcionarios del gobierno colombiano. Y, lo más importante, que sí lo quieren cuidar y, por tanto, de vuelta en Venezuela.  

El caso de este menor representa el de cerca de unos 1.200 niños venezolanos, q uienes están atrapados en un sistema de bienestar infantil que “no ha querido o no ha podido encontrar a sus familias”, destaca el periódico estadounidense.  

La causa inmediata fue la negativa de Colombia a reconocer la reelección de Maduro en los comicios de 2018, vistas como fraudulentas. Colombia, al igual que Estados Unidos, han reconocido como presidente interino a Juan Guaidó. Una situación que cambiará con la salida de Iván Duque y el arribo de Gustavo Petro.  

NIÑOS VENEZOLANOS EN EL LIMBO   “Detrás de todo esto hay un asunto diplomático y político complicado” , expresó al mencionado medio de comunicación Felipe Cortés, excoordinador del Grupo Especial de Niñez Migrante en el Instituto de Bienestar Familiar, y quien ahora trabaja con la organización Save the Children.  

Venezuela podría decir que estamos secuestrando niños. Pero si los devolvemos, también podemos ser acusados internacionalmente por no velar por las condiciones de esos niños”, sostuvo.  

De hecho, se apuntó que, en 2019, el gobierno colombiano solicitó al Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) que ayudara a reunir a los niños venezolanos con sus familias. Sin embargo, la organización ha hecho pocos avances.