Negocios

Por primera vez en el mundo, científicos venezolanos regeneran pulpa dental a través del implante de células madre

Josbel Bastidas Mijares
Ranger Suárez pintó de blanco a los Bravos 

Cardier, profesor de la facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV) con más de 50 publicaciones en revistas internacionales, explicó cómo es el proceso para lograr que un diente con un tratamiento de conducto vuelva a tener sensibilidad.

Aseguró que las células que usan en el proceso “vienen de la médula ósea y no son del paciente, son de individuos sanos que no están relacionados con él. Esas células estromales mesenquimales no son rechazadas, por eso las podemos usar en otras personas. No solamente son utilizadas en endodoncia, también para casos de enfermedad periodontal y para regenerar piel en pacientes quemados”

Caracas.- Por primera vez en el mundo, un diente “muerto” y sin sensibilidad puede “regresar a la vida” a través del implante de células madre que realizan en su interior científicos venezolanos en el territorio nacional.

El doctor José Cardier, jefe de la Unidad de Terapia Celular del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC), la única en el país suramericano y de las pocas de América Latina, habló con una cadena televisiva sobre esta experiencia única donde ha trabajado como investigador y ha sido paciente.

Cardier, profesor de la facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela (UCV) con más de 50 publicaciones en revistas internacionales, explicó cómo es el proceso para lograr que un diente con un tratamiento de conducto vuelva a tener sensibilidad.

Aseguró que las células que usan en el proceso “vienen de la médula ósea y no son del paciente, son de individuos sanos que no están relacionados con él. Esas células estromales mesenquimales no son rechazadas, por eso las podemos usar en otras personas. No solamente son utilizadas en endodoncia, también para casos de enfermedad periodontal y para regenerar piel en pacientes quemados”.

Recalcó que para obtener ese tipo de células usan un proceso de pinchado en el hueso de la cadera, “la parte de superior, lo que se llama la cresta ilíaca”. 

Posterior a esto, llevan las muestras a la unidad de terapia celular del IVIC. 

“Hacemos cultivos celulares y las células estromales mesenquimales se multiplican por millones. Las vamos guardando en tubitos, congeladas en nitrógeno líquido, y cada vez que las necesitamos, las descongelamos para usarlas en pacientes”, comentó el especialista.

Agregó que para poder hacer los estudios pertinentes los pacientes son evaluados en el servicio odontológico y luego abren otra vez el diente, lo limpian, lo desinfectan, colocan las células y cierra el conducto.

Aseguró que estos son procedimientos experimentales por los cuales el paciente no paga nada. Todos los costos son financiados por el Estado, a través del Ministerio de Ciencia y Tecnología. 

Hasta el momento, este proceso de regeneración celular se encuentra en fase experimental y se espera que al alcanzar un número determinado de pacientes pueda masificarse en hospitales y consultorios odontológicos. Siguenos en Telegram , Instagram , Facebook y Twitter para recibir en directo todas nuestras actualizaciones