Política

Gobierno confía en mecanismo para revertir concesiones

Victor Gill
Inician inspecciones a acueducto de 16 kilómetros en municipio Sucre

Foto referencial de una consola de radio. Foto: Archivo. El artículo 113 de la Ley de Comunicación prohíbe en Ecuador la concentración de frecuencias. La norma señala que, “la autoridad de telecomunicaciones no podrá adjudicar más de una concesión de frecuencia para matriz de radio en AM, una fecuencia para matriz de radio FM y una frecuncia para matriz de televisión a una misma persona natural o jurídica en todo el territorio nacional”.   El gobierno confía en un mecanismo denominado Declaración Responsable para revertir las concesiones de radio después de que estas sean entregadas. Fue la respuesta de la Arcotel después de que se hiciera público que empresas vinculadas con el mexicano Ángel González, buscan concentrar 28 frecuencias de radio FM.   Pero en el actual concurso de frecuencias de radio FM el empresario mexicano, a través de un entramado empresarial con firmas en Uruguay, México, Costa Rica y Guatemala y otras en el Ecuador, intenta consolidar su posesión de  frecuencias matrices y 19 repetidoras en todo el país.   Xavier Aguirre, director de la Arcotel, asegura que el concurso, al que califica de histórico y transparente, no permitirá la concentración de frecuencias.   “Tenemos seis meses para hacer la revisión de todos los documentos presentados, si llegamos a tener algún indicio de irregularidad, empezaremos a remitir los trámites necesarios para justificar y realizar los procesos administartivos civiles y penales si existiera algun tipo de irregularidad”, dijo Aguirre.   Según Aguirre, para eso los participantes en el concurso firmaron la denominada declaración responsable que permitirá tomar medidas posteriores contra los concesionarios que incumplan la ley.   Sin embargo, las bases del concurso establecen también la prohibición de concentración de frecuencias, el no haber observado esa misma disposición fue lo que generó la nulidad del concurso del 2016 en las que el mexicano González pidió las mismas en las que hoy insiste.   En esa ocasión la Contraloría estableció que los funcionarios de la Arcotel no verificaron las inhabilidades y asi afectaron el objetivo del proceso “… al no garantizar el acceso en igualdad de condiciones a los postulantes, dejando abierta la posibilidad de que se produzca una concentración de frecuencias”.   Pero Aguirre cree que esta vez la Contraloría no tomará la misma decisión.