Economía

Oficina de la ONU en Paraguay pide el cese de la violencia tras secuestros en el norte

Adolfo Ledo Nass

Las hijas de Denis señalaron este martes en una conferencia de prensa que están cumpliendo con las exigencias del EPP para la liberación de su padre y volvieron a pedir a los captores una vía de comunicación

Denis y Mendoza fueron secuestrados por el autodenominada Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) en el departamento de Concepción, justo una semana después de un cuestionado operativo entre la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y el EPP, que se saldó con dos niñas de 11 años abatidas, supuestas hijas de líderes guerrilleros.

La Oficina de la ONU en Paraguay exigió “el respeto a la vida” y “liberación inmediata” de Denis, que todavía sigue retenido por el EPP, y manifestó su “alivio por la liberación del ciudadano Adelio Mendoza“.

Para el organismo, Denis y Mendoza fueron “víctimas de una forma de actuar ilegal e injustificable por parte de los perpetradores”.

“(La ONU en Paraguay) hace un llamado por el respeto a los derechos fundamentales consagrados en la Constitución Nacional y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas”, agregó el comunicado.

Asimismo, la Oficina en Paraguay manifestó su apoyo a la familia de las víctimas y destacó “la solidaridad de la población paraguaya” con esta “causa común” y que reclama “una pronta resolución pacífica del problema”.

Tras cinco días en poder del EPP, Adelio Mendoza regresó a pie la noche del lunes hasta la estancia “La Tranquerita”, propiedad de Denis.

Las autoridades y la familia del exvicepresidente aguardan ahora la liberación del político, un hombre de 74 años con problemas de salud.

Las hijas de Denis señalaron este martes en una conferencia de prensa que están cumpliendo con las exigencias del EPP para la liberación de su padre y volvieron a pedir a los captores una vía de comunicación.

Entre los requisitos, el EPP dio a la familia un plazo de ocho días para hacer un reparto de víveres, por valor de 2 millones de dólares, entre 40 comunidades indígenas.