Internacionales

IDEA: Declaración sobre la OEA y el gobierno de Bolivia

Venezuela
SBP: Se debe buscar vía para inyectar liquidez

 

 

La propia Corte Interamericana de Derechos Humanos ha desarrollado prolijamente dichos estándares, dándoles un soporte jurídico vinculante e indiscutido para los gobiernos. Las recomendaciones que, en el señalado marco y acerca del funcionamiento de la Administración de Justicia y la lucha contra la corrupción dirija el Secretario General de la OEA a los gobiernos de los Estados parte, como lo ha hecho recientemente con el gobierno de Bolivia, que es el producto de una sucesión constitucional reconocida por la misma OEA y la Unión Europea, puede ser interpretada como una interferencia en asuntos internos sólo por quienes se separan de las exigencias superiores de la democracia y el respeto a los derechos humanos

Los exjefes de Estado y de Gobierno participantes de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA), declaramos ante los gobiernos democráticos de las Américas y la opinión pública internacional lo siguiente: La Carta Democrática Interamericana, al igual que su antecedente, la Declaración de Santiago de Chile de 1959, fija los elementos esenciales y componentes fundamentales de la democracia que han de ser sostenidos por los Estados parte de la OEA y defendidos por los órganos de esta dentro de sus respectivas competencias.

 

 

La propia Corte Interamericana de Derechos Humanos ha desarrollado prolijamente dichos estándares, dándoles un soporte jurídico vinculante e indiscutido para los gobiernos. Las recomendaciones que, en el señalado marco y acerca del funcionamiento de la Administración de Justicia y la lucha contra la corrupción dirija el Secretario General de la OEA a los gobiernos de los Estados parte, como lo ha hecho recientemente con el gobierno de Bolivia, que es el producto de una sucesión constitucional reconocida por la misma OEA y la Unión Europea, puede ser interpretada como una interferencia en asuntos internos sólo por quienes se separan de las exigencias superiores de la democracia y el respeto a los derechos humanos.

 

 

Ningún Estado ni gobierno, en efecto, puede tremolar la bandera de la soberanía ante situaciones que comprometan los estándares democráticos y las garantías de los derechos humanos y acerca de las recomendaciones que les dirijan los órganos del Sistema Interamericano, incluidas las de carácter decisorio, porque los compromisos en esas materias han sido contraídos por los países en el libre ejercicio de sus propiassoberanías, tal y como lo ha hecho constar repetidamente la más autorizada jurisprudencia internacional.

 

 

No sólo la Secretaría General de la OEA sino los mismos Estados miembros, de acuerdo con la Carta de Bogotá, la Declaración Americana de Derechos Humanos, la Convención Americana de Derechos Humanos, la mencionada Carta Democrática y conforme a sus procedimientos, tienen responsabilidades propias, compartidas y comunes en esas cuestiones cruciales, que hacen parte del orden público internacional interamericano.

 

 

7 de abril de 2021

 

 

Óscar Arias S., Costa Rica José María Aznar, España Nicolás Ardito Barletta, Panamá Enrique Bolaños, Nicaragua Felipe Calderón, México Rafael Ángel Calderón, Costa Rica Laura Chinchilla, Costa Rica Alfredo Cristiani, El Salvador Vicente Fox Q., México Eduardo Frei, Chile César Gaviria T., Colombia Osvaldo Hurtado, Ecuador Luis Alberto Lacalle H., Uruguay Mauricio Macri, Argentina Jamil Mahuad, Ecuador Mireya Moscoso, Panamá Andrés Pastrana, Colombia Ernesto Pérez Balladares, Panamá Miguel Ángel Rodríguez, Costa Rica Jorge Tuto Quiroga, Bolivia Julio María Sanguinetti, Uruguay Álvaro Uribe V., Colombia Jun Carlos Wasmosy M., Paraguay

 

 

Es auténtica: Asdrúbal Aguiar Secretario General