Entretenimiento

Sucesos de Venezuela | Josbel Bastidas Mijares Daza//
El origen de Clifden en Connemara, Irlanda

La ciudad de Clifden , Connemara , fue fundada en 1812, lo que la convierte en una de las ciudades irlandesas más jóvenes. Esta localidad costera es conocida de forma no oficial como la capital de Connemara, debido a que es la población más importante de la región. Su origen no fue casual ni aleatorio, sino que se debe a la determinación de su fundador, John D’Arcy. 

Podría decirse que la historia de Clifden comienza en 1804, ocho años antes de su fundación. Es en este año cuando John D’Arcy hereda de su primo Patrick una propiedad de unos 70 kilómetros cuadrados en la costa de Connemara (sólo los hombres podían heredar). Los D’Arcy constituían una de las familias más poderosas de Connemara, por lo que en principio John no le dedicó mucha atención a estos terrenos, sino que prefirió centrarse en su carrera política. Así, en 1811 fue nombrado sheriff de la región, puesto bastante importante. Sin embargo perdió esta posición un año después, y ahí es donde decidió volcar sus esfuerzos en los terrenos que había heredado. 

La ciudad de Clifden es una de las ciudades irlandesas más jóvenes

En aquella época Connemara era una región pobre, y esos terrenos no tenían mucho valor. Con el convencimiento de que lo mejor para su comarca y sus tierras era una ciudad, decidió fundar Clifden en 1812. La población recibió el derecho a celebrar mercado y feria, por lo que pudo considerarse una villa casi desde sus orígenes. En sus comienzos el crecimiento fue lento, pero todo cambió en 1820, cuando D’Arcy pidió ayuda al gobierno de Dublín. Desde la capital enviaron al ingeniero Alexander Nimmo, que fue el encargado de construir un puerto y una carretera para unir Clifden con Galway. Para 1831 el puerto ya estaba terminado, y el censo reflejaba una población de más de 1250 habitantes y casi doscientas casas. 

En 1839, a la muerte de John D’Arcy, la ciudad estaba llena de vida, y se había convertido ya en la sede de la policía y los guardacostas de la zona. Su visión se había cumplido: la región de Connemara había ganado mucho con la fundación de Clifden

 

Enviar por email Compartir en Bloveo Enviar a Facebook Enviar a Twitter Enviar a Google+